La cara de los comedores escolares

Norma Melo

Norma Melo, encargada de la guardería municipal Ayelen,  también de su comedor y encargada de realizar la tarea de asistencia alimentaria  que realiza el municipio en  las escuelas 57 y  31, esta última de Colonia Fátima, comenta que ya se comenzó con las tareas en la guardería donde en la actualidad concurren 70 niños con edades de 8 meses a 6 años, que desarrollan distintas actividades de aprendizaje en el horario de 7,30 a 20 horas, de lunes a viernes, y que ya está diseñado  y organizado el diagrama para los comedores de las escuelas 31 de Colonia Fátima y 57 del centro de la ciudad, ya que en breve comienza el año lectivo y en las tres instituciones se les da a los niños desayuno, almuerzo y merienda, y por la cantidad de alumnos que concurren tiene que estar todo organizado.

Su día se inicia muy temprano y se prepara para un jornada dura de trabajo,  verifica personalmente el alimento que esperan cientos de chicos, por este motivo es importante que el menú sea el correcto porque debe garantizarles una alimentación sana y equilibrada que favorezca su salud, su crecimiento y desarrollo. Melo resalta  que la hora de la comida en el colegio se convierte en un acto social, aprenden buenos hábitos de alimentación e higiene, y sirve además como marco educativo para que los niños aprendan y adquieran unos hábitos de vida y actitudes saludables al mismo tiempo.

El comedor escolar es un servicio de carácter social y educativo, y nuestro trabajo incluye diversos objetivos como completar y reforzar la alimentación que el niño recibe en su hogar, favoreciendo su crecimiento y desarrollo, contribuir a mejorar el rendimiento escolar y enseñar y promover buenos hábitos alimentarios concluyo.

Mi imagen flotante